Uno de los principales desarrollos urbanísticos previstos en Madrid es el llamado Desarrollo del Sureste, en el que se incluyen, entre otros, el futuro barrio de El Cañaveral, un desarrollo urbanístico con 14.000 viviendas a medio camino de la capital y Coslada, en el que se encuentran varias promociones de viviendas en régimen cooperativista gestionadas por TAU-Gestión. En proyectos como este, tan importante como las propias viviendas lo son las infraestructuras urbanísticas y los servicios que las han de acompañar, punto en el que esta zona también se espera espectacular.

Sirva de ejemplo de lo anterior el proyecto para un nuevo centro comercial que va a presentar Mackintosh Mall, promotora y gestora de centros y áreas comerciales que ha participado en el desarrollo de más de 200 de ellos. Esta nueva superficie comercial será el eje central en el desarrollo de El Cañaveral –en el distrito madrileño de Vicálvaro-, ubicado en el límite de Coslada, junto a la avenida de Manuel Azaña. El complejo tendrá acceso directo desde la M-45 y la R-3, además de conectar con la M-40, facilitando la conexión a la N-II. Dicho en otras palabras, estará a poco menos de 10 minutos del centro de la capital.

El proyecto de este nuevo centro comercial (que algunos ya auguran como el mayor de todo Madrid al ser el doble que Plenilunio) aún no se ha presentado, pero ya está previsto que en dos años se inicie la primera fase y ya para el 2019 se complete. Se habla de que supondrá una inversión de 280 millones de euros y que contará con más de 4.000 plazas de garaje, además de amplios paseos y espacios en los que poder celebrar diferentes eventos de ocio en los que reunir a un multitudinario sector de la población, y todo ello se asentará sobre una superficie de 235.000 metros cuadrados.

Otro de los proyectos urbanísticos que se estudia desarrollar en El Cañaveral es una gigantesca rotonda. Desde hace tiempo se viene hablando de ella, aunque con diferentes planes. Uno de los últimos era recogido hace meses por el diario El Mundo y presenta una rotonda con un diámetro de 340 metros cuadrados, lo que la haría la más grande de Madrid y por ende, uno de los hitos urbanísticos de la capital. Para hacerse una idea de su tamaño: en ella se podrían levantar cuatro edificios e incluso contener otra rotonda más pequeña de un tamaño similar a la de la Plaza de Castilla de Madrid.

Esta vía circular, en la que confluirán las principales avenidas de El Cañaveral rodeará cuatro parcelas de alta densidad edificatoria con un uso especialmente dedicado a la actividad comercial y de oficinas. Por ahora el acceso peatonal no es posible, aunque sí parece que desde la perspectiva aérea que ofrece la aplicación de Google Earth se puede divisar ya el vaciado de tierra.

Infraestructuras como estas son las que dan aún un mayor valor al de que de por sí tiene el desarrollo de El Cañaveral.