Desde finales de enero la nueva Asociación de Gestoras de Viviendas (AGV) se ha puesto en marcha un proyecto con el que se pretende aglutinar a profesionales del sector y servir de referencia a Instituciones, consumidores y a todo el mundo económico inmobiliario además de ser un punto de información veraz de la situación de este sector. Como la propia AGV se define, es una “corporación surgida para defender los intereses colectivos de los profesionales particulares y empresas dedicados a la gestión de entidades colectivas de economía social, fundamentalmente cooperativas de viviendas. Su objetivo es el de y velar por la ética de la profesión, por la dignidad profesional y por el respeto a los derechos e intereses de las entidades y ciudadanos destinatarios de su actuación profesional”.

TAU-Gestión ha querido estar presente en este proyecto de la AGV y hacerlo de un modo activo, como muestra el hecho de que uno de sus consejeros, Miguel Ángel Moratalla, se encuentra en la junta rectora de AGV.

La AVG es la respuesta a una situación que se ha venido gestando desde 1980, cuando comenzaron a crearse empresas especializadas en la gestión profesionalizada de sociedades cooperativas de viviendas. Aquel entonces al frente de muchas de estas cooperativas se encontraban personas (párrocos, alcaldes, líderes sindicales, presidentes de colegios o asociaciones) sin apenas experiencia ni conocimientos, pero con una gran voluntad que les permitía sacar adelante meritorias promociones. Desde entonces y hasta ahora se ha recorrido un largo camino en el que , como hace unos meses declaraba a un medio de comunicación el presidente de la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España, Alfonso Vázquez Fraile, La gestión profesionalizada ha perfeccionado la promoción de viviendas en régimen cooperativo”.

Durante décadas, algunas de las empresas fundadoras han intentado y han conseguido ser un referente en cuanto a la vivienda en régimen de cooperativa que se acometía en España, sobre todo en cuanto a fiabilidad y seguridad del sistema.

La AGV asegura que “logrará sus objetivos en esta nueva etapa, donde la propiedad de una vivienda pasara por sistemas de promoción como son las cooperativas de viviendas, más abiertas, contando con los arquitectos más innovadores para lograr la mejor vivienda a precio de costo y ahuyentando a los especuladores de un bien de primera necesidad para todos los ciudadanos”.