Muchas personas que se deciden por comprar una vivienda se interesan por la opción de participar en una cooperativa -que se puede definir como una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es la adquisición de una casa a precio de coste-.

Pero antes de que un futuro propietario se inicie en el cooperativismo debería conocer los pasos del proceso, que son, a grandes rasgos:

  1. Unirse con una serie de personas (mínimo 2 más) y con un colectivo profesional o una gestora para celebrar una asamblea donde se decida la constitución de la nueva entidad.

  2. La cooperativa debe informar de todas las características del inmueble a los interesados (planos, descripciones, calidades, precio, licencias…).

  3. También debe acordar y redactar sus propios estatutos y hacer llegar una copia para cada cooperativista.

  4. Se nombrará un consejo rector y unos interventores, aunque también existen otras figuras legales. La Asamblea General es el órgano supremo de expresión de la voluntad de la cooperativa, que se encuentra compuesta por todos los miembros, con voz y voto, y en ella se tomarán las decisiones, que obligan a todos los socios.

  5. Las cantidades que se aporten como pago de la vivienda deben ser ingresadas en la cuenta bancaria de la cooperativa. Con ello se sufragarán los importes de la construcción y, además, deberán contar con un seguro o aval, conforme dice la ley.

  6. Buscar una gestora. Todos los trámites resultan más sencillos si son llevados a cabo por profesionales (asistencia jurídica, contrataciones, presupuestos, búsqueda de suelo, consecución de las licencias pertinentes…).

Desde TAU Gestión ponemos a tu disposición nuestra experiencia para ofrecer a tu cooperativa todos los servicios de gestión administrativa, económica e informativa necesarios para que disfrutes de la casa que siempre soñaste.